Nº 36, vol. 1 - Septiembre 2017

Uso de Idarucizumab en la reversión del efecto anticoagulante del Dabigatran. Análisis completo de cohortes.

octubre de 2017

Carlos Alonso Blas

Medicina Familiar y Comunitaria. Urgencias

Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda

Artículo Original:

Idarucizumab for Dabigatran Reversal. Full Cohort Analysis

Autores: Pollack C.V., Reilly P.A., van Ryn J., Eikelboom J.W., Glund S. et al.

New England Journal of Medicine 2017 Aug 3;377(5):431-441
Ver fuente

RESUMEN

Los pacientes que reciben terapia anticoagulante pueden requerir, ocasionalmente, la reversión de la anticoagulación si se enfrentan a un evento hemorrágico mayor o si se van a someter a una intervención quirúrgica urgente.  En el caso específico de dabigatran (inhibidor directo de la trombina), hasta la fecha, el manejo de estas situaciones  se ha limitado a terapia de soporte, administración de hemoderivados, hemodiálisis o administración de agentes procoagulantes.

Idarucizumab (praxbind®) es un fragmento de anticuerpo monoclonal que se une específicamente al dabigatran e impide su actividad anticoagulante. Estudios preliminares de su seguridad y eficacia permitieron su aprobación por la FDA y su uso clínico (N Engl J Med. 2015; 373:511–20). En este artículo publicado en NEJM los mismos investigadores han publicado los resultados del estudio de cohortes multicéntrico y abierto (esponsorizado por la industria) que incluía 503 pacientes en tratamiento con dabigatran que requirieron reversión del efecto anticoagulante (202 que iban a recibir tratamiento quirúrgico y 301 con hemorragias incontrolables o amenazantes, en su mayoría intracraneales o digestivas).

Se constató en un 92% de casos la presencia de aumento de tiempos de trombina y de coagulación con ecarina (la prueba del tiempo de coagulación con ecarina exhibe una correlación lineal entre la concentración de los inhibidores directos de la trombina y el tiempo de coagulación, siendo el método más sensible que los utilizados hasta el momento para controlar la actividad de dabigatran). Esta prolongación de tiempos se revirtió a las 4 horas independientemente de la edad del paciente, sexo, función renal o concentración sérica de dabigatran. Dicha reversión persistía durante 12 o más horas en un 80% de pacientes. En caso de reaparición de efecto anticoagulante, nuevas dosis de idarucizumab conllevó a su rápido control. En el 68% de los pacientes evaluables, la mediana de tiempos hasta el control de la hemorragia fue de 2,5 horas; en el caso de los pacientes que fueron intervenidos quirúrgicamente (mediana de tiempo hasta la intervención 1,6 horas) se consideró que había una hemostasia adecuada en un 93%. 

En los 30 días subsiguientes sucedieron eventos trombóticos en un 4,8% de pacientes. Se notificaron dos reacciones anafilácticas severas y una reacción de hipersensibilidad.

COMENTARIO

Los autores concluyen que, en situaciones de riesgo vital hemorrágico o cirugía urgente, idarucizumab revierte los efectos de dabigatran de manera rápida, eficaz y segura.

A todo esto, cabe mencionar que en el  Informe de Posicionamiento Terapéutico de idarucizumab (AEMPS, 2016), para evitar el uso innecesario de este antídoto y si la situación lo permite, es importante identificar que existe una alteración significativa de los tiempos de coagulación debida a dabigatrán (TTd, TTPa). Asimismo, idarucizumab debe utilizarse junto con las medidas de soporte generales que se consideren apropiadas, no siendo un sustituto de éstas.

Especialidades del artículo

Subscríbase a Journal MPG