Nº 35, vol. 1 - Julio 2017

Los nuevos roles de los médicos

agosto de 2017

M. Delgado

Cirujano

Hospital de Getafe


 

Es muy complejo ser médico, ejercer la profesión e incluso ponerte a pensar como tal.

Para ser buen médico debemos ser capaces de dudar para, posteriormente, poder reflexionar antes de tomar cualquier decisión.

Las circunstancias van modificando el contexto en el que nos encontramos, estamos viviendo una transición en diversos campos: 

  Transición del conocimiento: los conocimientos de hoy no serán los del mañana. Podemos verlo en el ejemplo de las úlceras gástricas, hace unos años se trataban con cirugía y, en la actualidad, se tratan con antibióticos.

  Transición tecnológica: cada vez dependemos más de la tecnología, no encontramos ningún ámbito en el que no sea indispensable.

  Transición laboral: tendemos a un mayor reconocimiento de la actividad que ejerce el médico dentro del sistema y del valor que se le da.

  Transición mediática:  la información sanitaria no está restringida solo a foros profesionales y es accesible a cualquier persona.

  Transición judicial: aumento de litigación por malpraxis haciendo que el médico se convierta en el gestor de riesgos.

  Transición política: los nuevos modelos de gestión se tienen que adaptar a la crisis del estado de bienestar.

  Transición ética: se priorizan los intereses del enfermo a los de los propios médicos o colectivos.

  Transición de expectativas: nueva visión por parte de los enfermos y de la sociedad, quienes creen que todo se cura. Debemos gestionar esas expectativas para que sean más reales.

 

Todas estas transiciones, han hecho que el médico del Siglo XXI deba adoptar nuevos roles:

  Rol comunicador: a la hora de individualizar la información que se le da al paciente para evitar la sobrecarga de información innecesaria.

  Rol gestor de conocimiento: el exceso de conocimiento obliga a una crítica reflexiva en la aplicación a la práctica clínica.

  Rol experto: reúne una serie de competencias que conforman la experiencia acumulada y la formación continua.

  Rol profesional: cumple unos estándares de competencia técnica, humana y ética.

  Rol cuidador: tiene la capacidad de restituir y mantener la calidad de vida, potenciando el concepto de medicina basado en el pilar de la confianza.

  Rol gerente y directivo: por su mayor implicación en el gobierno de las organizaciones sanitarias.

  Rol líder: se ha convertido en el agente principal de los distintos influencers o skateholders que componen el sistema sanitario.

 

Todos estos aspectos hacen que la enseñanza actual, basada en las directrices de Flexner, que data más de 100 años y que está compuesta por valores como la fundamentación, profesionalización y prácticas supervisadas, deba cambiar hacia una enseñanza no solo vertical si no también horizontal, aprendiendo otras materias necesarias como sociología, economía e informática. Lo importante es aprender las herramientas necesarias para poder adaptarse a cada cambio, y esas herramientas no son las que aprenden en los libros sino junto al enfermo.

 

 

Especialidades del artículo

Subscríbase a Journal MPG