Nº 34, vol. 1 - Mayo 2017

Tumor de células de la granulosa más eventroplastia con colgajo musculocutáneo

junio de 2017

Sanz, P; Cendrero, M; Gamo, C; Casalduero, L; Infante, C; Cañamaque, A; Serantes, A; Delgado MA.

Servicio de Cirugía General. Hopsital Universitario de Getafe


A PROPÓSITO DE UN CASO

Paciente de 62 años de edad con los antecedentes de Histerectomía y doble anexectomía en 2000 por tumor de células de la granulosa Posteriormente hubo que reintervenirle hasta en tres ocasiones por síndrome compartimental y eventración teniendo que hacer resecciones masivas de intestino delgado y colon, con colocación de malla intramuscular.

Diez años más tarde la enferma sigue con eventración, herida de la pared abdominal y con exposición de la malla. Asimismo en el ct realizado para control se observa:

Masa neoplásica pélvica derecha (diámetro AP de 11 hasta 15 cm, diámetro CC de 9,5 hasta 14,5 cm) con compresión secundaria y desplazamiento de la vejiga, ahora escasamente repleccionada, y empeoramiento de la uréterohidronefrosis derecha secundaria junto a nueva uréterohidronefrosis izquierda. Masa en la mitad izquierda de la pelvis próxima al paquete vascular ilíaco externo ha disminuido de aprox. 6 cm con morfología esferoidea a tener morfología aplanada con 3,5 x 2 cm medido en plano axial Eventración en la pared abdominal supra- e infraumbilical con restos de malla y contenido de asas de intestino delgado con signos de obstrucción parcial de bajo grado secundaria al efecto masa de la tumoración previamente mencionada en antecedentes de colectomía total y resección segmentaria de intestino delgado con anastomosis ileosigmoidea.

El tumor de células de la granulosa (TCG) representa del 2 al 5% de todos los tumores de ovario. Es un tumor que deriva a de las células de la granulosa, que son las responsables de la producción de estradiol. Pertenece al grupo de tumores de cordones sexuales del width=1052estroma de ovario, con dos formas de presentación, la juvenil y la adulta.

Los TCG del adulto son tumores de los cordones sexuales-estroma, compuestos por células de la granulosa con o sin células de la teca Pueden presentarse a cualquier edad, pero son más frecuentes durante la perimenopausia y la posmenopausia temprana; soliendo estar entre los 50–54 años. La incidencia estimada en EE. UU. es 0,99/100.000, mientras que en otros países desarrollados se encuentra entre 0,4 y 1,7 por 100.000. Este tipo de tumores se puede dividir en una forma adulta y otra forma juvenil, en función de la clínica y los patrones histopatológicos.

Clínicamente ser pueden presentar con dolor abdominal, metrorragia e incluso hemoperitoneo.

Sobre las características ecográficas de este tipo de tumores se encuentras la de una formación semisólida, con incremento en el grosor endometrial, que no permiten diferenciarlos de los tumores epiteliales de ovario.

Una estructura ultrasonográfica multiquística compleja asociada a un valor elevados de estradiol preoperatorio puede establecer el diagnóstico preoperatorio de este tipo de tumores

El aspecto macroscópico típico de los TCG es el de un gran quiste unilateral, de aspecto amarillento - pardusco al corte.

La cirugía es el tratamiento inicial. En mujeres mayores, el tratamiento es histerectomía abdominal total y anexectomía bilateral. La supervivencia de pacientes con TCG es generalmente excelente En el 24% de los casos se produce recurrencia, aproximadamente, entre los 4 y 6 años después del diagnóstico, aunque incluso se han descrito a los 10 y 20 años. La localización pélvica es la más común (30-45% de los casos) y en el 55-70% puede haber afectación extrapélvica, principalmente en el hígado, parénquima pulmonar y el hueso En estos casos se ha visto que la cirugía seguida de quimioterapia o radioterapia se asocia con una prolongación de la supervivencia.

La reconstrucción adecuada de la pared abdominal requiere, además de una cubierta cutánea, una integridad miofascial. Cuando se produce un defecto de la pared (eventración) el tratamiento más usado hoy día es la colocación de mallas sintéticas., que requieren una adecuada cobertura cutánea bien vascularizada y libre de tensión en los bordes cutáneos.

Las complicaciones tras el uso de mallas sintéticas son frecuentes, particularmente en heridas contaminadas, y a menudo se requiere su retirada para la resolución de la infección persistente o en caso de exposición de la misma.

La reconstrucción ideal debería proporcionar fascia vascularizada autóloga y piel, preferiblemente como una única unidad y en un solo tiempo quirúrgico. De todos los colgajos miocutáneos descritos recientemente que alcanzan el abdomen inferior, el colgajo fasciomiocutáneo tensor fascia lata parece ser el más adecuado para la reparación de la pared abdominal. Dicho colgajo está compuesto por una densa y fuerte lámina de fascia y un territorio cutáneo suprayacente, que son vascularizados por un pedículo vascular constante anatómicamente.

Otra opción válida para la reconstrucción y cobertura de la malla es el colgajo miocutáneo de vasto lateral, basado en perforantes de la rama descendente de la arteria circunfleja femoral lateral.

La paciente fue intervenida conjuntamente por los servicios de Cirugía General y Aparato Digestivo y Cirugía Plástica, Estética y Reconstructora, realizándose resección de la tumoración a través de una laparotomía media. La tumoración englobaba arteria y vena iliaca derecha y el uréter derecho, que pudieron ser identificados y disecados durante la cirugía, preservando sus estructuras.

Posteriormente se realizó un cierre parcial de la pared abdominal en sus polos superior e inferior junto con la colocación de una malla supraaponeurótica de composite.

width=738

El servicio de Cirugía Plástica realizó un colgajo de vasto lateral para cubrir la malla.

La paciente tuvo una buena evolución en planta, siendo dada de alta en el 13º día postoperatorio con buena tolerancia oral y buen control del dolor. Sin reingresos posteriores.

- Neligan P. C., Buck D. W., II . Core Procedures in Plastic Surgery. chapter 13. Elsevier; 2014. Abdominal wall reconstruction; pp. 211–221.

- Iida T., Mihara M., Narushima M., et al. Dynamic reconstruction of full-thickness abdominal wall defects using free innervated vastus lateralis muscle flap combined with free anterolateral thigh flap. Annals of Plastic Surgery. 2013;70(3):331–334. doi: 10.1097/SAP.0b013e3182321b64.

- Ninkovic M. M., Kronberger P., Harpf C., Rumer A., Anderl H. Free innervated latissimus dorsi muscle flap for reconstruction of full-thickness abdominal wall defects. Plastic and Reconstructive Surgery. 1998;101(4):971–978. doi: 10.1097/00006534-199804040-00013.

R.H. Young

- Sex cordo-stromal tumors of the ovary and testis: Their similarities and differences with consideration of selected problemsMod Pathol, 18 (2005), pp. S81

- V.W. Chen,B. Ruiz,J.L. Killeen,T.R. Cote,X.C. Wu,C.N. CorreaPathology and classification of ovarian tumorsCancer, 97 (2003 May 15), pp. 2631-2642 - S. Movahedi-Lankarani,R.J. Kurman

Calretinin, a more sensitive but less specific marker than alfha-inhibin for ovarian sex cordon-stromal neoplasms. An inmunohistochemical study of 215 casesAm J Surg Pathol, 26 (2002), pp. 1477-1483

-          W.G. McCluggageRecent avances in inmunohistochemistry in the diagnosis of ovarian neoplasms J Clin Pathol, 53 (2000), pp. 327-334

- Berek, JS, Hacker, NF. Nonepithelian ovarian and fallopian tube cancers. In practical Gynecologic Oncology. Philadelphia: 2000. p. 539.

V. Zanagnolo,B. Pasinetti,E. Sartori

- Clinical review of 63 cases of sex cord stromal tumors Eur J Gynaecol Oncol, 25 (2004), pp. 431-438

- C.H. Mom,M.J. Engelen,P.H. Willemse,J.A. Gietema,K.A. Ten Hoor,E.G. de vries

- Granulosa cell tumors of ovary: The clinical value of serum inhibin A and B levels in a large single center cohort Gynecol Oncol, 105 (2007), pp. 365-372

- D.M. Robertson,T. Stephenson,E. Pruvsers,H.G. Burger,P. McCloud,A. TsigosInhibins/activins as diagnosis markers for ovarian cancerMoll Cell Endocrinol, 191 (2002), pp. 97-103

- T. Fujimoto,N. Sakugary,K. Okuyama Histopathologic prognostic factors of adult granulosa cell tumors of the ovary Acta Obstetrics Gynecol Scand, 80 (2001), pp. 1069-1074

- M. Zhang,M.K. Cheung,J.Y. Shin,D.S. kapp,A. Hasain,N.N. Teng Prognostic factors responsible for survival in sex cord stromal tumors of ovary. An analysis of 376 women Gynecol Oncol, 104 (2007), pp. 396-400

 

Especialidades del artículo

Subscríbase a Journal MPG